Entrevista a Jauría: “La idea más clara que podemos tener en nuestra vida es la destrucción absoluta de toda forma de opresión”

Entrevista  a Jauría: “La idea más clara que podemos tener en nuestra vida es la destrucción absoluta de toda forma de opresión”

 

Durante el año 2016, en la gran Madrid, conocí varios movimientos sociales, organizaciones y en definitiva a personas comprometidas que estaban trabajando y haciendo activismo por la liberación de los animales. Esto, si bien, no era en sí una novedad, para mi si fue una enorme sorpresa conocer el alcance institucional en donde se estaban llevando a cabo los debates sobre los derechos de los animales no humanos, espacios como la Universidad Complutense de Madrid, La Casa Encendida o Matadero, y más aún, fue mucho más motivante encontrar el avance de los argumentos en el debate, los estudios sobre antropocentrismo/especismo y la interseccionalidad entre feminismos y antiespecismo asi como la incompatibilidad entre ecologismo y antiespecismo; pero sobre todo, sin lugar a dudas, haber estado en contacto con el movimiento antiespecista local es lo mejor que me llevo de Madrid. El trabajo pedagógico y el posicionamiento político desde el cual luchan es tan necesario y poderoso como el activismo directo. Uno de los colectivos con el que me he sentido plenamente identificada y del cual me he nutrido bastante es el de las compañeras creadoras de Jauría, un fanzine Transfeministas por la Liberación Animal enfocado en la concientización política por la liberación de las opresiones que sufren lxs humanxs y sobre todo, lxs no humanxs. Su activismo es abordado en conjunto con el trabajo a pie de calle en eventos, manifestaciones y debates, pero en esta entrevista me centrare concretamente en el fanzine dedicado a la divulgación de material teórico y conceptual que busca construir un discurso en diálogo con otras luchas para generar alianzas “en contra de todo tipo de autoridad y toda forma de opresión”. Además, algunos números recientes han sido dedicados especialmente a la traducción de artículos sobre feminismo negro y vegano, lo cual es bastante interesante para conocer el discurso de las compañeras racializadas que no solo le hacen frente al racismo como opresión que las atraviesa, sino que a su vez, interseccionan su lucha en contra del especismo y el patriarcado. A su vez, el fanzine incorpora las experiencias vividas por parte de activistas, poemas y referentes musicales; en fin, me quedo corta para describir el trabajo de Jauría, solo pudiendo abrir una pequeña puerta, a travez de esta entrevista, para lxs que no las conocen y de esa forma, recomendándoles sinceramente nutrirse de todo su trabajo.

¿Qué es Jauría y cómo se constituyen?

Jauría empezó siendo la necesidad de abrir un espacio de expresión de un grupo de personas que procedían de distintos campos de lucha pero que veían la unión de estos campos en dos conceptos y dos luchas, el antiespecismo y el transfeminismo, y al mismo tiempo unidas entre sí. Se decidió que ese espacio tendría forma de fanzine porque se consideró que era el formato más adecuado a nuestra forma de comunicarnos y porque la estética también es la que más se adecua a nosotras. La gestión se lleva a cabo de forma asamblearia y horizontal puesto que no concebimos otra forma de organización.

Pasado el tiempo, nos dimos cuenta de que el fanzine también estaba significando el crecimiento político-personal de todas. Así, después de varias asambleas se creó el sentimiento de que nos habíamos formado como colectivo y que la afinidad política había aumentado. Más tarde, la necesidad de comunicación que teníamos borro sus límites y ya no solo se encuadraba en nuestras ideas, sentimientos, opiniones, luchas… sino también en los textos de otres. Por eso decidimos recuperar, editar, distribuir los fanzines que por una u otra nos habían despertado y cautivado. En fin, Jauría es un fanzine, un colectivo y una distribuidora; es nuestro espacio.

¿Cuál fue el análisis que las llevó en conjunto a decidir denominarse transfeministas y  que no se quedara solo allí, sino que además decidieran sumarse al movimiento de liberación animal?

La idea más clara que podemos tener en nuestra vida es la destrucción absoluta de toda forma de opresión, alcanzar la libertad. Para poder conseguir esto no vemos posible quedarnos en un punto en que exijamos a nuestros opresores el abandono de sus privilegios y la destrucción de sus mecanismos que nos oprimen; esto no solo no basta, sino que además es una postura cínica. Todas tenemos claro la posición que ocupamos en la jerarquía erigida por el sistema, y no queremos abandonar nuestra posición solo como oprimidas, queremos desvincularnos de nuestros privilegios, romper en su totalidad esa jerarquía y tener en cuenta la libertad y las necesidades que aquelles que oprimimos. Claramente, como humanes ejercemos una opresión sobre el resto de animales. Ahí se unen estas dos luchas en nosotras. Pero en general creemos que fuera de nosotras también están unidas puesto que las estructuras que oprimen a unes y a otres son las mismas. El especismo y el patriarcado son la misma basura.

En el pasado 8M tuvo y sigue teniendo relevancia el debate  entre mujeres, feministas y transfeministas que defienden la participación de los hombres en los debates y los espacios políticos de las mujeres pero otra parte lo ve contraproducente, sin embargo en vuestro movimiento veo que tienen una postura muy clara al respecto al  plantear grupos de autodefensa transfeminista. ¿Qué son, por qué la necesidad de crear estos grupos y qué posición consideran que deben ocupar los hombre en estas luchas?

Sí que tenemos una posición clara con respecto a esto, Jauría es un grupo no mixto en todas sus facetas. No queremos negar el debate interno que puedan desarrollar los hombres cis; pero vemos muy claro que en esta lucha ellos no entran dentro ni de nuestros debates, ni de nuestros espacios, por una sencilla, y compleja al mismo tiempo, razón: el lugar desde el que partimos es distinto, por todas partes ellos son los que tienen los privilegios. El debate pues no partiría de la misma posición, porque para que esto pasara deberían renunciar a sus privilegios y esto no sucede y además lleva su trabajo.

En cuanto a la autodefensa transfeminista estamos seguras de que no solo es necesaria en la lucha por la preparación física, algo muy necesario por las continuas agresiones que sufrimos; sino que además es un claro aumentativo del empoderamiento y la sensación de unión, algo también muy necesario, tienen que ver con crear un espacio donde apoyarnos a diferentes niveles. La autodefensa te carga las pilas en todos los sentidos. ¿Por qué no practicar la autodefensa en grupos mixtos? porque todo esto se perdería, solo quedaría un espacio agresivo donde ellos siguen siendo los privilegiados. El empoderamiento sale por la puerta.

En Jauría proponen un glosario para explicar las diferentes identidades de género que existen en la sociedades occidentales así como las diferentes formas de violencia ejercida sistemáticamente sobre sujetos oprimidos, ¿cuáles discriminaciones consideran que son más invisibles en la sociedad y por qué?

Puede que la discriminación más invisibilizada sea el especismo, simplemente porque los humanos no consideran que esto pueda ser considerado una discriminación.

En cuanto al resto, no es que unas discriminaciones estén más invisibilizadas que otras, sino que hay mecanismos de discriminación que son menos señalizados como tales por lo que están más normalizados.

Quiero hacer un pequeño paréntesis para hacer énfasis en un tema que nos acosa mucho en Latinoamérica pero que no es muy polemizado en los movimientos sociales en Europa. El extractivismo, es una forma de violencia muy fuerte y demoledora para los animales no humanos y los humanos; en los países llamados del “tercer mundo” es uno de los factores que causa muerte y miseria tanto a los animales cómo a las mujeres y hombres líderes sociales que son desplazados o mueren a manos de empresas en su mayoría europeas y vemos que muy pocos movimientos en España lo toman en consideración dentro de sus reivindicaciones. Me gustaría saber cuál es su postura al respecto y si consideran que están trabajando para visibilizar en el territorio español dicha problemática.

Pues el extractivismo es una de nuestras preocupaciones debido a que es una forma de explotación a todos los niveles, medio ambiente y animales. Nuestra posición se erige en la visión del veganismo como consumo responsable, teniendo en cuenta todas las formas de violencia que desarrolla el capitalismo: no queremos la explotación de animales ni humanos ni no humanos, dentro de la cual no solo entra el extractivismo sino también la situación laboral; rechazamos la destrucción de la naturaleza, como ente en sí y como medio de desarrollo de los animales; renunciamos al estado de privilegios que nos proporciona haber nacido en Europa, siendo conscientes de que los gobiernos europeos se apropian de los recursos de otros estados mediante la explotación de animales humanos y mediante la destrucción de animales no humanos y sus medios; sabemos que las actividades capitalistas tienen como consecuencia el aumento de la pobreza, la explotación, las guerras, las muertes… nosotras rechazamos toda forma capitalista.

Eso sí, siendo sinceras, está claro que en la lucha contra el extractivismo, y otras similares, partimos de una situación distinta a la que partís la gente de Latinoamérica, África y algunos lugares de Asia. Nacer en Europa nos ha hecho partir de una posición distinta, pero trabajamos en librarnos de esta posición de privilegios. Y para seguir siendo sinceras, creo que a nivel personal trabajamos mucho esto, pero a nivel colectivo solo recordamos haber hecho un día un debate sobre el tema, y sin mencionar en concreto el extractivismo. Lo apuntamos para trabajar en su visibilización.

Para el movimiento de liberación animal una de las formas de luchar en contra de la violencia a los animales es a través del veganismo, pero vemos que muchas personas traducen el veganismo a una propuesta enfocada únicamente a una alimentación más saludable, cuando en realidad su significado va mas allá de ello. Por eso, y entendiendo que el veganismo puede tener posturas particulares, nos gustaría saber ¿qué es para ustedes el veganismo y cómo creen que la cultura de la dieta puede resultar perjudicial para el mismo?

Nosotras no profundizamos en si el veganismo es una dieta más o menos sana, esto no nos preocupa nada más que para cuando somos atacadas por carnacas especistas que nos dicen que así vamos a enfermar, teoría que con nosotras como ejemplo se cae a pedazos. Para nosotras el veganismo no es una dieta, es una posición política según la cual se rechaza la explotación y opresión en sentido absoluto.

La cultura de la dieta hace daño en toda su existencia. En cuanto al veganismo, le perjudica de una forma concreta: vacía su discurso de todo contenido político.

Otro de los temas importantes que trabajan en Jauría y que personalmente me parece importantes para la luchas sociales, es visibilizar la extrema criminalización de lxs activistas defensorxs de los derechos de los animales y el medio ambiente, que al ser retenidos por el estado, sufren condenas inmesurables que no se corresponden con los actos infringidos. ¿Por que estas condenas tan extremas? ¿Cuales son sus reflexiones sobre esta situación, tomando como referencia los casos de Marius Mason, Eric McDavid o Nahuel en España?

Para empezar a hablar de este tema primero queremos dejar claro que nosotras estamos totalmente en contra de todo el sistema legislativo y carcelario, por lo que cualquier acto infringido no tiene a nuestro parecer correspondiente carcelario válido. Suponemos que hablas del espacio “Nosotras no olvidamos”, pues en referencia a esto, lo que hacemos en jauría es visibilizar a les compañeres humanes o no humanes que han muerto o están preses por su lucha por la libertad, propia o de otres, recordando su historia la cual ha sido ocultada y/o tergiversada. Abrimos lineas para el recuerdo de aquelles que se han encuadrado en la perspectiva de Jauría, pero cada una de las palabras que se escriben en el fanzine van cargadas de apoyo a les preses, a todes elles.

En cuanto a la pregunta que haces sobre las penas extremas de les preses animalistas o antiespecistas y a la criminalización de estos movimientos, está claro que son movimientos que atacan a todo un sistema de poder y al sistema económico hegemónico; por supuesto, esto representa un peligro mucho mayor para el estado que cualquier otro de los considerados delitos.

Creemos que los casos que queréis que tomemos como referencia son muy distintos, no podemos referenciar de forma generalizada, pero con lo explicado anteriormente no hace falta concretar en una, dos o tres personas.

Los diferentes movimientos sociales que luchan en contra del racismo, sexismo, colonialismo, imperialismo, capitalismo, patriarcado, etc. No se plantean en la mayoría de los casos la opresión y discriminación hacia los otros animales no humanos como una problemática a trabajar en sus agendas ¿Cómo enfrentar el especismo existente en dichos movimientos?

Es complicado hacer un cambio a través de una sola línea de acción. Uno de las razones de ser de Jauría es visibilizar el especismo en otros movimientos como los feminismos (no desde una comparativa empática porque no compartimos el discurso de “si tienes vagina, deberías apoyar a tu hermana vaca que es explotada de cierta forma por tener vagina”, sino desde el reconocimiento de la opresión como tal). Creemos que, de alguna manera, otros movimientos reconocen injusticias y opresiones y esto ayuda a que puedan reconocer las de otres, aunque las sufran otras especies.

Por último, aunque tu pregunta iba en una dirección, la otra dirección es otra de las razones de Jauría; es decir, no queremos cerrar esta pregunta sin señalar que también el movimiento animalista y antiespecista carece de otras luchas y se hace dueño de muchas opresiones. Al igual que queremos visibilizar el antiespecismo en otros movimientos, queremos visibilizar otras luchas en el antiespecismo. Desde nuestra posición nada se puede tomar de forma aislada.

Me gustaría plantear más que una pregunta, una reflexión que me parece muy importante. Estar inmersxs en la búsqueda de un cambio en una sociedad tan extremadamente violenta y opresora, nos va conduciendo día a día a sentirnos emocionalmente agotadas, cansadas, con mucho resentimiento y en muchos casos odio, es decir, con una baja salud emocional deficiente, sin embargo, se da poca relevancia a estos temas dentro de los movimientos sociales. Algo muy interesante que aprendí de las indigenas feministas comunitarias decoloniales, es que ellas al ser atravesadas históricamente por tantas opresiones, dentro de sus luchas y reivindicaciones plantean la sanación consciente como acto político. ¿Cómo manejan esta parte tan importante dentro del activismo y la lucha cotidiana?

Pues muy difícilmente, la verdad. Jauría es una asamblea en la que el espacio de cuidados es muy importante, nos apoyamos mucho las unas a las otras, y hasta los temas más duros y polémicos son tratados con tranquilidad y respeto…

Pero igualmente, es imposible borrar el desgaste y el cansancio de las vidas politizadas como las nuestras, es algo que existe y hay que aceptarlo. Lo único que vemos como solución es la creación de los espacios y de tiempos de cuidados y descanso.

Y para terminar ¿Qué líneas de acción creen que son más efectivas para lograr un cambio social y a la vez disminuir el numero de victimas en el caso concreto de los animales no humanos?

Pregunta polémica. Cualquier acción en contra del especismo es bienvenida. Para conseguir un cambio social el discurso antiespecista tiene que calar y para eso lo primero es visibilizar qué es el especismo, la lucha de les compañeres no humanes, su interés por vivir en libertad y con autonomía; en fin, les humanes tienen que empezar a concebir al resto de especies como individues y no como masas, objetos, propiedades. Cualquier línea de acción que ayude a esto, será efectiva. Pero esto es un trabajo lento y costoso; mientras, hay animales no humanos muriendo, así que hasta que se produzca un cambio social en esta línea, la acción directa es la que ayuda a minimizar el número de animales encerrados o muertos.

 

 

[*]Todas imágenes mostradas pertenecen al fanzine Jauría.